martes, 27 de agosto de 2013

Wicca Celtíbera celebra la ceremonia pagana más multitudinaria de España

Como viene siendo tradición, el pasado día 23 de junio de 2013 Wicca Celtíbera celebró la ceremonia pública del Solsticio de Verano en la localidad de Pinto (Madrid), con la peculiaridad de haber supuesto uno de los mayores despliegues de nuestro Culto, oficiada y auxiliada por 23 hermanos/as y asistida por unos 50 creyentes en un Ritual que contó con la asistencia de más de 5.000 personas, convirtiéndose sin lugar a dudas en la ceremonia pagana más multitudinaria de toda España.
La normalización de nuestras prácticas ha de pasar indefectiblemente por la visibilización de las mismas si queremos que sean respetadas social y públicamente, pues lo contrario significará una vez más ocultamiento, furtivismo y marginalidad y en lo práctico la imposibilidad de reclamar unos derechos íntegros y efectivos religiosamente hablando.
Hemos sufrido la incomprensión de una sociedad atemorizada y secuestrada por el exclusivismo religioso durante siglos, pero es un hecho que oficiar ritos públicos como el que reseñamos, que mostrarnos tal cual somos no tiene por qué significar desprecio social, pues pasamos por alto que aquellas personas que nos rechazan en su interior también guardan la misma semilla, la misma sangre y tradición de quienes nos transmitieron la Vieja Religión.
Aún sufriendo la censura informativa de los medios de comunicación, que miran para otro lado buscando sobre todo la jarana y los excesos etílicos, hasta ellos saben que ritos como este no podrán ocultarlos por mucho más tiempo y tarde o temprano tendrán que ceder ante una sociedad conocedora de nuestros Cultos y por lo tanto abierta para asumir el respeto público que nunca debimos perder.
Dos décadas de esfuerzo, voluntad y motivación de los hermanos y hermanas de la Wicca Celtíbera nos han llevado hasta aquí, más allá o por encima de la incomprensión, los desplantes o las chanzas, orgullosos de poder llamar a los Dioses Antiguos y a nuestros Ancestros sin miedo a significarnos. El precio ha sido muy alto, pero la recompensa también: sentir la emoción, años tras año, de cientos, miles de personas entregadas como antaño a la devoción de nuestros/sus Dioses, recogiendo con avidez milenrama dorada para guardar en sus hogares un pedazo de este Sol que ha de renacer el próximo Solsticio, evocando a sus Antepasados y entregando a las llamas sus desdichas para que el Fuego Sagrado purifique sus vidas.
Os dejamos con un vídeo de resumen y estas bellas y emotivas imágenes para lanzar un mensaje claro y rotundo… no hemos vuelto, porque nunca nos fuimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario