jueves, 1 de agosto de 2013

Festividad de Lougunasatvs. La fiesta del Dios Lugoves

La Rueda se mueve hacia el Sur-Oeste, donde el fuego y el agua se encuentran.
La fiesta de Lughnasad, también llamada fiesta de Lammas, es una festividad que marca el inicio del otoño. Se puede celebrar en su fecha o en luna Llena.
En una fiesta puramente masculina, contraria a Imbolc (femenina).
Celebración de los primeros frutos de la cosecha, un momento para dar las gracias por la mágica conjunción de la Tierra, el Agua, el Aire y el Fuego que producen los alimentos que comemos.
Los Antepasados celebraban dos cosas: Dar las gracias y la preparación para la recogida de las cosechas. Es  el sacrificio del grano que da lo que tiene para dar. De ahí que se usa un pan como representación de Dios-Diosa en la tierra.
Es la época de peregrinación a los Lugares Sagrados. También es la época para celebrar los matrimonios.
En este punto el ciclo de la ardiente pasión empieza a templarse, ya que el deseo de la acción es neutralizado por la sabiduría. Ya no se centra en el interés en si mismo, si no que se desarrolla una comprensión de las necesidades de los demás.
COMO SE CELEBRABA ANTIGUAMENTE
Aunque el calor reina sobre la tierra, Lughnasad marca el Inicio del Otoño. Es una festividad que se celebra después de las cosechas y representa la conjunción del Fuego y el Agua.
Los frutos y los vegetales madurados tardíamente forman parte de la celebración así como de las ofrendas que se hacen a Lugh el Dios Solar.
Es un momento propicio para debates entre Druidas, Sacerdotisas y Bardos. Antiguamente como casi todos los ritos estacionales, se solían celebrar en los Lugares Sagrados: los Círculos de Megalíticos.
Los Druidas y Sacerdotisas celebraban un complejo ritual en el centro del Círculo de Piedras mientras todo el clan observaba con atención. Cuando terminaban era el momento de empezar la diversión, que se prolongaba durante todo el día siguiente. Lughnasad es el rito de agua y¡ eso siempre es refrescante en esa época de calor!.
Los clanes preparaban el pan con los cereales recogidos en la primera cosecha. Un pan que las Sacerdotisas ofrecían a los Dioses para que lo bendijeran y después se repartía entre todo el grupo guardando un pequeño pedazo para los Seres de la Naturaleza.
Al ser ésta una fiesta masculina se organizaban juegos y carreras, bailes y peleas en las que los hombres tenían el protagonismo de la misma forma que las mujeres lo tenían en Imbolc. Los guerreros participan en todas las actividades tanto deportivas como más sosegadas como son los juegos de tablero e incluso algunos se atreven con la poesía, la danza y el canto, narrando cuentos y leyendas.
Y cuando finalmente muere el sol al atardecer del día de Lughnasad se queman y entierran algunas flores simbolizando el final de la fiesta…
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario