jueves, 18 de julio de 2013

El odinismo y sus racices germánicas godas

El mensaje del antiguo pueblo godo
Que los godos tienen su casa ancestral muy al norte, en las orillas del mar Baltico, es sabido por todos, esa tradición ha sido asumida por las naciones nordicas, especialmente Suecia, sin embargo, en la Edad Media, el prestigio de la nación goda  fue ampliamente reclamado en el sur, sobre todo en España. Las actitudes expresadas en la conferencia eclesiástica 1434 en Basilea, donde los delegados castellanos y suecos argumentaron méritos relativos de sus países sobre la base de lo “gótico” que eran, ya demuestra la persistencia de esta idea de la antigüedad.
la delegación sueca discutió con la castellana sobre quiénes entre ellos eran los auténticos godos El obispo Nicolás Ragvaldi afirmo que Suecia era la patria de origen de los godos, pero el embajador español Alonso de Cartagena argumentó que era mejor ser descendiente de los visigodos que de sus parientes que se quedaron en Escandinavia.  Y que la monarquía castellana era la heredera del pueblo godo pues éstos habían sido más valientes, atravesando toda Europa, dominando Roma y construyendo un inmenso imperio, realizando por tanto más hazañas que los que quedaron en Suecia, calificándolos de “cobardes”.

El título completo de la forma sueca tradicional es: Por la Gracia de Dios, Rey de Suecia, de los Godos/Gautas y los Vendos (en sueco: med Guds Nåde Sveriges, Götes och Vendes Konung; Latín: Dei Gratia Suecorum, Gothorum et Vandalorum Rex

Por parte de España, no hemos de olvidar que el título oficial de Reyes Godos para los reyes españoles es abolido en la Constitución de 1812.

Pero el mito no sólo es observable a nivel historiográfico sino también a nivel literario e incluso popular, a ello se refiere Ramón Menéndez Pidal cuando habla del espíritu gótico que viene a ser el orgulloso recuerdo por parte de los españoles, que se consideran descendientes de los godos.
Los antiguos caminos de los godos nos proveen un contexto esotérico para la comprensión de una parte esencial de nuestra propia herencia. La naturaleza de estas antiguas tradiciones debe ser revisada. En esta obra podemos ver tanto el principio de desarrollo y tradición. Es decir, hay un desarrollo en el tiempo, que permite la adaptación a las actuales y las condiciones cambiantes, y no es la esencia de la tradición que pone a punto en los valores eternos que se transmiten a lo largo del tiempo. En la actualidad la herencia goda se encuentra en un punto bajo dentro de su larga historia. Olvidada más que nunca entre los pueblos herederos que ocupan sus solares tradicionales – el sur de Francia y España – la herencia goda aguarda un nuevo despertar.
autor ufargodi - link original  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario