viernes, 3 de agosto de 2012

Diego Porcelos y su politica en el condado de Castilla

Diego Rodríguez, más conocido como Diego Rodríguez Porcelos o Diego Porcelos, fue conde de Castilla (873 - c.885), tras la muerte de su padre, Rodrigo. La muerte del primer conde de Castilla, Rodrigo, ocurrió el 4-X-873, heredando el condado su hijo Diego. Éste va a ser el primer caso en el que el título de conde va a ser hereditario en el reino de Asturias. Quizás se deba a la deuda que Alfonso III el Magno había contraído con su padre cuando éste le ayudó a recuperar el trono asturiano.
El periodo de gobierno de Diego Rodríguez está marcado por tres acontecimientos:

Definitivo afianzamiento de la frontera en el valle del Ebro, en colaboración con un nuevo magnate, el conde de Álava, Vela Jiménez.
Creación de una nueva línea defensiva más al sur, siguiendo el curso del río Arlanzón.

Restauración de la antigua sede episcopal de Oca.

Parece evidente que hizo frente a un gran ejército árabe y logró afianzar la frontera en el valle del Ebro desde su base de Pancorvo, creando también posteriormente una línea defensiva en el río Arlanzón. No debemos olvidar que el siglo anterior se inició la Reconquista, con la batalla de Covadonga, en el año 722, y que a partir de entonces, los reyes, primero en Oviedo, y luego en León, confiaban la defensa de las zonas fronterizas a condes y magnates. Es el caso de Diego Porcelos que continuó la labor de su padre Rodrigo por los valles de las actuales merindades, el nacimiento del Ebro y parte de las montañas de Palencia. El valle del Ebro riojano había sido la entrada natural de la mayor parte de los avances musulmanes contra Álava y Castilla y estaba jalonado de fortalezas como Pancorvo, Cellorigo, Cerezo de Río Tirón, Ibrillos y Grañón, que formaban una línea defensiva entre los Obarenes y la Sierra de la Demanda. Detrás de esta línea de castillos se desarrolló una colonización muy activa en las orillas del Tirón y en las estribaciones de los Montes de Oca. Remontando el Ebro los árabes se dirigieron primero contra Cellorigo, defendida por Vela Jiménez, que resistió el ataque; después avanzaron sobre Pancorvo, defendida por Diego Rodríguez, que también resistió. Viendo que la entrada por los Montes Obarenes era imposible, se dirigen hacia una zona recién ocupada por los castellanos: las nuevas fortalezas a orillas del Arlanzón, que aún no estaban suficientemente organizadas.
Oca es la antigua Auca Patricia, sede episcopal ya en época visigoda. El conde restaura la sede episcopal y además, ésta se ve favorecida por numerosas donaciones del conde; parece que esta actitud se deba a que en los dominios del obispado de Valpuesta no se veía reconocida su autoridad. Es posible que en esta zona de Oca siempre hubieran quedado poblaciones y fortificaciones aunque no organizadas por el reino asturiano. Sin embargo es ahora cuando empieza a ser parte del reino asturiano gracias a la labor del conde Diego Rodríguez. La repoblación definitiva parece que se hizo entre los años 873 y 880, según tres documentos confirmados por el conde Diego y el rey Alfonso. En esta ciudad de Oca reconstruyó el monasterio y la iglesia de San Félix y Santa María, disponiendo allí su enterramiento. Hay quien afirma que bajo su patrocinio se construyó también el monasterio de San Pedro de Cardeña, lo cual, resulta de todo modo imposible si esta gran abadía se fundó en el 899.
También fue el repoblador de Ubierna y Burgos entre los años 882 y 884, bajo mandato de Alfonso III. Así lo indican los Anales Castellanos Primeros:
“In era DCCCCXX · populavit Didacus commes Burgus et Auvirna, pro iussionem domno Adefonso. Regnavit Adefonsus rex annos XVI et migravit a secculo in mense decembris· et suscepit ipso regno filio eius Garsea.”
En la era 920 (año 882) el conde Diego pobló Burgos y Ubierna por mandato del señor Alfonso. El rey Alfonso reinó 16 años, falleció en el mes de diciembre y le sucedió en el reino su hijo García.
También lo confirman los Anales Castellanos Segundos:
“Sub era DCCCCXX populavit Didacus comes Burgus et Oiurna.”
Bajo la era 920 (año 882) el conde Diego pobló Burgos y Ubierna.
Diego Rodríguez Porcelos fundó Burgos al amparo del cerro del actual castillo. Años más tarde se construyó una muralla alrededor de la ciudad para defenderla. Para entrar en la ciudad había en la muralla varias puertas importantes, de las cuales quedan restos de cinco.
Por el Occidente el conde Diego recuperó la zona entre el páramo y la orilla del Pisuerga, y parece muy probable que Diego Rodríguez, señor de Amaya, fuera también el fundador de una nueva villa cercana a Castrogeriz, Villadiego (880), villa a la que dio su nombre, según aparece en los documentos desde comienzos del siglo X, algunos años antes de que él mismo emprendiera la gran obra de la fundación o repoblación de Burgos por mandato del Rey Alfonso III el Magno.
No llegó a tener el gobierno sobre el condado de Álava, en manos de Vela Jiménez, gobierno que sí ostentó anteriormente su padre.
El final del conde Diego, a quien apodaron “Porcelos” sin conocer muy bien por qué (¿“Porcelo se deriva de porco”?, resulta un tanto oscuro. Las crónicas no se ponen de acuerdo en la fecha y el lugar de su muerte. Parece que la fecha más probable es el 885. Unas crónicas sitúan su muerte en la localidad burgalesa de Cornudilla, aunque otras dicen que su cuerpo se encuentra enterrado en las ruinas de la ermita de San Felices de Oca (actual Villafranca Montes de Oca), lugar que como hemos indicado anteriormente, él dispuso para su enterramiento. De todas las maneras, ambas noticias no son contradictorias, ya que es perfectamente posible que el conde muriera en un lugar y esté enterrado en otro diferente.
Casi nada es seguro al hablar del período de gobierno de Diego Rodríguez, y mucho menos al estudiar cuándo y cómo acabó su vida. La Crónica Najerense sitúa la muerte del Diego en el año 875, fecha inadmisible pues repobló más tarde Burgos y Ubierna. Sería más razonable suponer la equivocación de una cifra en la fecha y situarla en el 885, ya que a partir de entonces ya no existe ninguna referencia al conde Diego.
Por otra parte, esa misma crónica al hablar de su muerte utiliza el término “occisus”, que indica que murió con violencia, o sea, ejecutado o asesinado. Precisamente en el 885 se produjo la rebelión contra Alfonso III del conde Hermenegildo Pérez, hijo de Pedro Theón. Tanto Pedro Theón como Rodrigo fueron hombres de la mayor confianza para el rey y por esos sus hijos continuaron siendo condes. Luego puede ser probable que Diego apoyara esta revuelta y corriera la misma suerte que los demás nobles: Hermenegildo Pérez, Hanno... y fuera ejecutado. Esto está en consonancia con el hecho de que, a pesar de su importante tarea en el condado, Porcelos se vio enemistado con el rey Alfonso III, quién retiró su apoyo a la familia de Diego tras su muerte en el 885, de manera que sus sucesores no volvieron a aparecer en la documentación medieval ostentando ningún título en Castilla.
También nos dice la Crónica Najerense que fue enterrado en Cornuta (Cornudilla, Burgos), aunque, como indicamos más arriba, otros dicen que lo fue en la iglesia de San Felices de Oca.
Un testimonio oral, de que el conde estuvo enterrado en Cornudilla, es el de la abuela materna de quien ha recopilado estos datos de su vida, Valentina de Miguel Velasco, que murió el año 1959. La casa de mi abuela, que aún existe, estaba y está situada detrás de la Iglesia del pueblo, y desde sus ventanas se puede contemplar el antiguo cementerio que en otros tiempos estaba en la parte trasera de la iglesia. Me cuentan mis hermanas mayores que en alguna ocasión la abuela, desde la ventana de la cocina les señalaba el lugar donde había estado o estaba enterrado Diego Porcelos.
En un artículo publicado en Internet por el Patronato de Turismo de Burgos, leemos en relación con la muerte de Porcelos, al describir los pueblos de la Bureba: “…Cornudilla suena con voz fúnebre en los Anales castellanos: En el año 885 fue muerto en Cornudilla el conde Diego Porcelos. Con este laconismo desaparece de la historia el fundador de la ciudad de Burgos”.
Este “laconismo” y este misterio con el que se silencia la muerte de un personaje de tal importancia, se presta, al menos, a múltiples interpretaciones y sospechas, sobre cuáles pudieran ser las verdaderas causas del asesinato de Porcelos. ¿Murió el conde en el fragor de la batalla o tal vez fue asesinado por causas muy diferentes al enfrentamiento bélico contra los musulmanes? ¿Por qué no se habla nada de las circunstancias que rodearon su muerte? ¿Quizás el poder influyente de la familia actuó para que se silenciaran los verdaderos motivos de la muerte del conde, porque no favorecían a su anterior trayectoria política? No faltan quienes, con cierta lógica, y entre los cuales me encuentro, vean en este silencio un imperativo del poder que la familia poseía, para ocultar que Diego Porcelos fue asesinado como venganza de todo un pueblo, por sus frecuentes desmanes y abusos sexuales en los lugares por donde pasaba, entre los que se encuentra la villa de Cornudilla.
Acaba con Diego Porcedlos la historia del condado de Castilla gobernado por un único conde. A partir de ahora serán varios los personajes con título condal que van a aparecer en tierras de Castilla.
Se conserva un monumento ecuestre en memoria del fundador de la ciudad de Burgos en la Plaza de San Juan de esta capital; el autor de la misma es Juan de Ávalos. Está construido en bronce y se inauguró en 1983.
Otra estatua que honra la memoria del conde es la que figura en el Arco de Santa María (s. XVI) de la misma ciudad, obra de Francisco de Colonia (1535). Ocupa el centro del cuerpo inferior, acompañado por los jueces de Castilla, Nuño Rasura, a la izquierda, y Laín Calvo, a la derecha.
Después de su muerte, el Condado de Castilla se divide en varios condados entre 885 y 931, fecha en la que toma el control de todos los condados el conde Fernán González.

DE LA CRUZ, FRAY VALENTÍN: Burgos: Capitanes Insignes. Caja de Ahorros Municipal. 1981.
PÉREZ DE URBEL, J.: El condado de Castilla. Los trescientos años en que se hizo Castilla, Madrid, 1969.
SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.: Historia de España en la Edad Media, Madrid, 1978.
SÁNCHEZ ALBORNOZ, C.: Orígenes de la nación española. El reino Astur, Instituto de Estudios Asturianos, 1964

1 comentario:

  1. En esta web hay más información sobre Diego Porcelos

    www.condadodecastilla.es

    ResponderEliminar