martes, 29 de mayo de 2012

Celtas en Castilla. Vardulos

Los várdulos eran una tribu prerromana, establecida en el norte de la península Ibérica en la actual España, en la parte oriental de la Comunidad Autónoma Vasca.
Mencionados por Estrabón, que los llama Bardyétai y los sitúa en la costa, entre cántabros y vascones, por Pomponio Mela y Plinio que también los sitúan en la costa entre cántabros y vascones, diciendo Plinio que Amanum Portus (la romana Flaviobriga, la actual Castro Urdiales, de donde le vendría el nombre actual, derivado de Castrum Vardulies) era una de sus ciudades, y por Ptolomeo que los sitúa en la actual Guipúzcoa. Esta discrepancia puede deberse a diferentes causas, como pueden ser movimientos migratorios forzados por las guerras cántabras, o, simplemente, porque los diferentes autores romanos entendían realidades distintas en los documentos administrativos que consultaban. También se trata de zonas de transición entre territorios que sufrieron diversas modificaciones por falta de estabilidad de la población.
Otras consideraciones las realizó Julio Caro Baroja indicando que la denominación várdulo no tiene origen vasco.
En 114 a. C. Cayo Mario (156 a. C.-86 a. C.) tuvo una guardia personal de várdulos con los que fue a Roma, y les llamaban esclavos Barduaioí. Pomponio Mela, hacia el año 44 dice que habitaban en los Pirineos y especifica claramente que los várdulos formaban una sola nación, es decir, que no se dividían en tribus.
La derrota de los cántabros ante Augusto no tuvo ningún efecto para los vàrdulos, que no se aliaron con los cántabros contra Roma.
Una unidad de Várdulos, la Cohors I Fida Vardulorum Miliaria Equitata Civium Romanorum, estuvo muchos años de guarnición en el Muro de Adriano al norte de Gran Bretaña, y en algún momento se ganaron el título de fida (fieles) por algún servicio al Emperador olvidado hoy en día.
Se discute si estaban emparentados a cántabros, celtas, celtíberos o vascones, aunque lo cierto es que los nombres de sus ciudades son claramente indoeuropeos, cuando no típicamente célticos, como ocurre con Uxama (desde ups-ama "la más alta"), Deobriga (desde deiuo-briga "colina divina"), Tulloniom (desde Tulno o Tullo "valle"), Suessatiom (desde Su-sta-tiom, literalmente "buen asentamiento" y relacionado con los galos Suessones) o los eventuales Brigantiom reflejados por los actuales Bergüenda y Berganzo (Álava). Por otro lado, no se constata ningún topónimo vinculable al eusko-aquitano con formas Iltur-, -berri, -egi/-eki, tan habituales en el Pirineo navarro.
La última referencia a los várdulos es en la crónica de Hidacio, cuando narra que sufrió las devastaciones de los hérulos al atacar en el 400 en siete naves la costa cántabra y de Vardulia en el año 456.

Ad sedes propias redeuntes, Cantabriarum et Vardaliarum loca maritima crudelissime deproedatio sunt

Se ha especulado que una posible expansión vascona (vasconización tardía), ocupando el actual País Vasco, entre los siglos VI-VIII d. C. ocasionara migraciones de este pueblo hacia lo que en documentos de la Alta Edad Media se llamará Bardulia (identificada por algunos, con la "Castilla nuclear") como en la Crónica de Alfonso III, donde, relatando las conquistas de Alfonso I, textualmente dice

Eo tempore populantur Primorias, Lebana, Transmera, Supporta, Carranza, Bardulia quae nunc appellatur Castella4
 (en castellano moderno, "...Bardulia, que ahora es llamada Castilla").

Crónica de Alfonso III

En la Alta Edad Media ya no aparecen; en su lugar se encuentran los núcleos que formarán parte de Guipúzcoa. Algunos autores5 deducen a partir de ciertos datos de los textos clásicos, que había una afinidad o solidaridad, acaso un nexo político, entre Caristios, Autrigones y Várdulos propiamente dichos, que recibirían un nombre común, el de Várdulos, que explica muchos hechos históricos posteriores de esta región. Como por ejemplo el porqué al ser absorbidos o desplazados Caristios y Várdulos, por los Vascones en la Alta Edad Media al territorio autrigón, Caristios y Autrigones perdiesen su nombre y quedasen con el nombre común de Várdulos y los que quedasen en sus territorios lo perdiesen al ser eliminados o absorbidos por los Vascones.

En 1948, Ramos Loscertales dice que "jamás Castilla se llamó Bardulies" y que nos encontramos simplemente ante "un desafortunado rasgo de erudición del autor de la Crónica, del mismo calibre que otro usado por él en pocas líneas más arriba y que le sirve para identificar a Zamora con Numancia" olvidando que, hasta el descubrimiento de las ruinas de Numancia por Eduardo Saavedra y Moragas a finales del siglo XIX, algunos historiadores consideraban que Numancia se asentaba en las proximidades de Zamora. Cesáreo Fernández Duro, en su Historia de la ciudad de Zamora, presenta una lista de 27 escritores que defienden esta teoría (entre los que se encuentra Alfonso X el Sabio) y de 58 que están en contra.

El escudo de la provincia de Guipúzcoa reza "FIDELISSIMA BARDULIA, NUNQUAM SUPERATA".


No hay comentarios:

Publicar un comentario