lunes, 20 de junio de 2011

Curiosidades poco contadas sobre la islamización de Hispania

Muchas veces nos hemos preguntado como fue la islamizacion de la península ibérica durante los primeros años de la invasión musulmana. Y decimos bien, musulmana, y no árabe. Ya que la propia invasión de Hispania, no fue un ataque organizado ni orquestado mayoritariamente por árabes de raza, sino mas bien de musulmanes fruto de diferentes etnias ya asentadas en el norte de África, como bien explica Rosa Sanz Serrano en su libro Historia de los godos – Cap; la perdida de Hispania y la leyenda de Ilyian 687 – 711.
En ese mismo libro explica como los musulmanes de Tarik, eran un complejo grupo militar formado por una considerable diversidad étnica, entre la que se encontraban vándalos convertidos al Islam, romanos convertidos al Islam del norte de África, salidos de la vieja provincia del imperio, y diferentes tribus bereberes. Todos ellos capitaneados por una casta de nobleza militar árabe, que unió a todos estos pueblos bajo la religión musulmana.
Todos estos pueblos tras la batalla de Guadalete, fueron recibidos bastante bien por la población del sur de Hispania, donde la presencia de los godos nunca había gozado de buena salud, y quienes veían a los musulmanes como salvadores de la tiranía de los bárbaros. bárbaros que recordemos, no solo habían llegado desde el norte imponiéndose a la nobleza mayoritaria hispano romana, sino que además combatieron contra el imperio de bizancio que se asentó durante algunos años en las costas del sur de Andalucía.
Sea como fuere, lo cierto es que las viejas tierras de Hispalis, fueron de las menos “gotizadas”, y en las que menos simpatía se tenia por la presencia y dominación visigoda. Quizás junto con las poblaciones del norte de España, aun cuando las causas del origen de la enemistad o simpatía eran notablemente diferentes.
En esta línea es sin duda muy acertada la teoría de A. Barbero (1992, p.216). Quien dice que la nobleza local (sur de Hispania) pactó con los árabes como antes lo había hecho con los godos, aunque una parte se les resistió con las armas y finalmente tuvieron que exiliarse a las montañas.
Los grandes perdedores, según este mismo autor, fueron las autoridades católicas, al menos en los territorios del sur que se fueron convirtiendo al islamismo, lo que no sucedió mas allá de la frontera del Duéro.
Es decir, para los que no lo han entendido aun. La invasión árabe de la península, fue muchísimo mas una invasión religiosa o proceso de islamizacion de la población, que de asimilación racial de la misma. La minoría árabe asentada en la nobleza, influyó notablemente en la historia del sur de Hispania, perdiendo fuerza según se aproximaban hacia el norte, donde no obstante las gentes eran hispano musulmanas (Vease – Taifas de Toledo, Taifa de Extremadura, Taifa de Zaragoza, Taifa de Valencia) fruto de una asimilación de la religión por parte de los nativos, bien por intereses, bien por dominación, o bien por imposición.
De entre todo esto, y con la excepción de la taifa de Zaragoza, casi toda la mitad norte de Hispania, fue una tierra poco o nada islamizada, y muchísimo menos dominada por los árabes. Tan solo algunas guarniciones guerreras o puestos de guardia, formaron la llamada “dominación árabe” de la península desde la mitad norte hacia el cantábrico. Un territorio que si bien es cierto pertenecía oficialmente al territorio del califato Omeya, no mostraron mucho interés por él, muy posiblemente por lo complicado de su geografía en el caso de las zonas mas montañosas (costas cantábricas, montañas de Castilla la vieja, país vasco y Pirineos), y lo áspero y “desértico” de su clima, en el caso de los campos de Gallaecia, también llamados campos godos, tierra de campos, o mas modernamente mar de Castilla. Tierras que si bien es cierto en la baja edad media pasaron a ser parte de la corona de Castilla, históricamente, y en origen, poco o nada tenían que ver con la Castilla vernácula norte o la vieja, siendo mas bien tierras tradicionales del reino de León, como bien nos indica su nombre mas antiguo de Campos de Gallaecia.
Fue precisamente la falta de interés por estas tierras por parte de los musulmanes, lo que facilito en un momento determinado la incursión de las tropas cristianas procedentes de León, y Castilla en sus tiempos de condado y mas tarde como reino, hacia el sur de Hispania, comenzando así la reconquista de la totalidad de la península.

No hay comentarios:

Publicar un comentario