jueves, 7 de diciembre de 2017

Madrid es Castilla


El grupo soriano Àrnica - Castro Arévaco - Live 2016

Las botargas de Navidad en Fuencemillán de Guadalajara

Una tradición castellana que camina a mitad entre lo terrorifico y lo fiestero, son las Botargas de Fuencemillan. Los orígenes de la creencia no están claros, y se remontan al siglo 19, aun cuando con todas luces seguramente sus orígenes habría que buscarlos muchísimo tiempo antes. Puede que en la edad media como proceder incluso de creencias populares anteriores. 

En Fuencemillan, un pueblecito de Guadalajara, existe la tradición de ceder las calles en víspera del día 25, a unos seres burlescos vestidos de arlequín, que toman las calles persiguiendo viejas, niños y jóvenes entre saltos grotescos y risotadas como si de una horda de demonios se tratara. Su objetivo era recoger comida por todas las casas hasta que el sol del día 24 se ocultaba, momento en el que desaparecen. Las viandas recolectadas por las "botargas" servían obviamente para merendar en la plaza del pueblo la tarde del día 25, en lo que podríamos definir como: un "aguinaldo" anticipado.

No queda claro su significado ni sus orígenes, pero como en otros muchos casos ocurre, muy posiblemente se trate de una alegoría a los espíritus del invierno anteriores al nacimiento de Cristo. Serían en realidad divinidades paganas convertidas en criaturas burlescas y demoníacas, bajo el cristianismo, quienes muestran su aceptación y pleitesía al nuevo Díos recogiendo el "aguinaldo" en forma de comida como ofrenda a la comunidad cristiana a la que previamente ha perseguido y atacado cuando acuden con las primeras luces del día a la Iglesia. Lugar en el que por cierto, la Botarga de Fuencemillan no puede entrar. Una vez mas un claro símbolo pagano frente al Dios vencedor y protector de los fieles frente a los ataques de los diablos procedentes de las creencias ancestrales.

Resultado de imagen de Botargas de fuencemillan

Alvar Ordoño

martes, 5 de diciembre de 2017

Burgos bajo la nieve

La imagen puede contener: nieve, mesa y exterior

Burgos bajo la nieve

La imagen puede contener: cielo y exterior

Menhir "La Peladilla" en Mozuelos de Sedano, Burgos

No hay texto alternativo automático disponible.

Nuestra Castilla. Navafria

No hay texto alternativo automático disponible.

el Cid y Castilla en Medieval Warfare

Una mas que interesante representación de la época del Cid por parte del dibujante croata Zvonimir Grbasic. La secuencia representa a los soldados de la mesnada del Cid saqueando el ganado de algunas villas de los campos de Hispania por los que corrió sus aventuras.

La ilustración aparecerá en el nº 6 de la revista histórica de temática militar; Medieval Warfare, en cuyo numero se tratara la leyenda del hombre que llegó a ser conocido mundialmente como el Cid. 

lunes, 4 de diciembre de 2017

Mascaradas de Invierno

El impulso de adoptar una máscara ha sido algo inherente al ser humano desde su época más primitiva. El disfraz como medio para adquirir atributos mágicos, como una forma de confundir a los malos espíritus encarnándose en otro ser, el disfraz para ocultarse en la caza… o como mera transgresión festiva dejando atrás las convenciones sociales. De una forma u otra, el hombre se transforma cambiando de piel y apariencia. La máscara le ofrece protección, la posibilidad de acercarse a lo extraño, fundirse con lo ajeno convirtiéndose en algo distinto, nuevo y al mismo tiempo ancestral. Seres a medio camino entre las bestias y los dioses. Las Mascaradas de invierno son un conjunto dispar de milenarias celebraciones paganas, predominantemente rurales, cuyo origen se remonta a ritos prerromanos de sociedades agrícolas y ganaderas. Con el fin del invierno llega el momento de la purificación, de espantar a los malos espíritus y favorecer la fertilidad del campo y sus rebaños.Los hombres se disfrazan tomando elementos de la naturaleza y materiales de desecho que rodean su vida cotidiana. Pieles, sacos, telas, cuernos, paja, trapos, ramas, huesos, cuerdas, centeno… todo ello aderezado con distintas campanillas, cencerros o esquilas que resuenan por las calles alejando los males. 

(Esta filmación no hubiera sido posible sin la inestimable colaboración del pueblo de Mecerreyes, Burgos. Gracias a Oscar, MªCarmen, Margarita, Julián… Y también a Marta, Jose y Catalina.)

 

Castilla tradicional


Zarramaco, el espiritu o diablo del invierno, representa lo negativo, la llegada del invierno de los días oscuros. Se le suele representar con atuendos bestiales tales como pieles de animales salvajes, garras de osos, colmillos de jabalíes.. representa todo lo malo, dañino, negativo en el festival de Mecereyes de Burgos


No hay texto alternativo automático disponible.

Invierno en el castillo de Almansa

No hay texto alternativo automático disponible.